• Para garantizar que el negocio que firma se adecua a la ley.
  • Para tener la tranquilidad de que quien transmite es realmente el titular.
  • Para recibir el mejor asesoramiento fiscal y con ello encontrar, dentro de la ley, la solución más rentable para lograr el fin lícito perseguido.
  • Para tener la garantía de que alguien vela por sus derechos como consumidor y usuario .
  • Para asegurarse que , en caso de incumplimiento de la otra parte, pueda pedir directamente la ejecución del contrato, al ser la escritura publica un título ejecutivo, y con ello evitar juicios sobre la autenticidad de las firmas de los contratantes, sobre si hubo o no pago del precio, etc.
  • para poder, si procede, inscribir su documento en el Registro de la Propiedad, Mercantil o de Bienes Muebles , y con ello ganar publicidad frente a todos, ya que salvo excepciones legalmente tasadas , sólo puede acceder a tales Registros documentos públicos.
  • para tener un asesoramiento GRATUITO adecuado a las necesidades de cada cliente.